Cuando las ideas son muy abstractas, lo ideal es hacer un prototipo que te ayude a pensar. La mejor forma de razonar es construir. Un buen ejemplo es el proyecto “Droum”* que se realizo en colaboración con www.arstic.com.

Antes de llegar al concepto y sin saber muy bien que íbamos a hacer, lo único que teníamos claro era que nuestra idea tenía que tener relación con la música. Queríamos crear un objeto performativo para artistas experimentales ya que era una demanda que detectamos en una investigación a este gremio:

“La guitarra es el objeto mas preformativo que existe en la música, todo el mundo que la escucha se pone a tocarla en el aire, nosotros, los que trabajamos con música electrónica, solo tenemos botones y el público rara vez hace como que toca los botones”

La principal complejidad del reto era construir algo sin tener ninguna referencia visual. Por ello, comenzamos a juntar objetos, a pensar con las manos para ver si surgía la forma que deseamos.

Conclusión.

Esta técnica nos permitió aterrizar la idea, que hasta entonces era muy abstracta. Al darle forma pudimos incluir a expertos en la conversación para ver si lo que proponíamos era viable o no.

*(explicación concepto) El proyecto consiste en una herramienta que través de un dispositivo mide la densidad de los materiales. En función de la cual y de la composición del objeto que se escanea, “Droum” emite un sonido más o menos. La pieza posee una hilera de orificios para la salida del aire, que actúan a modo de instrumento de viento, con la que se puede interactuar y generar composiciones.